In Spanish

 

“Y cuanto más se alejó, más largo hizo su camino de vuelta.” La cita es de C.C.S. Crone, uno de los maestros literarios de Utrecht, y hace alusión a la fuerza de atracción de la ciudad. Una vez que has estado en esta Ciudad de la Literatura de la UNESCO, siempre quieres volver.

Imagínatelo: Una ciudad ubicada en el centro de Holanda con una historia que se remonta a hace casi dos milenios. Una gran ciudad que conserva la atmósfera de una ciudad pequeña, actualmente la cuarta en la lista de los lugares más felices del mundo. Esa es Utrecht. Una ciudad con los canales más bonitos, por los que pasean 340.000 habitantes de 159 nacionalidades distintas. Una ciudad hecha de plazas y callejones encantadores, repleta de cafés tradicionales, cafeterías, vinaterías y grandiosos monumentos espectaculares. Bonita, ¿verdad? Una ciudad típicamente holandesa, tal como aparece en las guías de viajes. Pero sigamos explorándola, porque Utrecht es la ciudad de los tesoros inesperados. No deja de sorprender tanto a visitantes como a residentes.

Utrecht se erigió sobre un asentamiento romano. El Rin dibuja una red de incontables venas de color turquesa por toda la ciudad. Pero no son los cursos de agua serpenteantes los únicos que le dan vitalidad; también la Literatura, que en Utrecht se te aparece a cada paso. Uno encuentra textos literarios por todas partes: en placas o en las propias fachadas de los edificios, en monumentos conmemorativos y hasta en las farolas. Cada sábado, un cantero talla en los adoquines de la calle una nueva letra de un poema interminable denominado las “Letras de Utrecht”, ampliado periódicamente por un poeta diferente del gremio de poetas de la ciudad. Las palabras van tomando forma a lo largo de los meses; las frases tardan años en formarse.

Utrecht es lugar de residencia de cientos de escritores, poetas y periodistas. La ciudad cuenta con una extensa red de bibliotecas y librerías, así como la mayor Facultad de Humanidades y la sede de la mayor casa editorial de los Países Bajos. Virginia Woolf visitó la ciudad en los años 30 y se quedó maravillada con la cantidad de libros que encontró: “Una enorme variedad de librerías, con tantos libros en inglés, francés y alemán como en holandés”. Pero el carácter literario de Utrecht se ve reflejado, sobre todo, en el amplio número de eventos literarios omnipresentes en la ciudad: tardes literarias organizadas en cualquier sitio, incluso en pubs y salas de fiestas, rutas de poesía en la calle y obras maestras de la Literatura a las que se da vida en el teatro literario Salon Saffier. Durante todo el año se celebran eventos literarios, más grandes o más pequeños, cada día.

Het Literatuurhuis (la Casa de la Literatura) es el principal organizador de eventos literarios de Utrecht. La oficina de la actual Utrecht Ciudad de la Literatura de la UNESCO está también ubicada en la Casa de la Literatura: una casa típica de los canales situada en el Oudegracht (canal viejo) ofrece espacio para la oficina y también incluye un pequeño teatro en el que cada semana se celebran distintas actividades literarias. Cada año, en setiembre, la Casa organiza el Festival Internacional de Literatura de Utrecht (ILFU). En este festival, Nick Cave, Michel Houellebecq, Paul Auster y PJ Harvey han compartido escenario con cientos de escritores, poetas, traductores, artistas y músicos internacionales. También forma parte del ILFU la Noche de la Poesía Holandesa, el mayor evento de poesía que se celebra en Holanda. Organizada anualmente desde 1980 en la sala de conciertos de TivoliVredenburg, se ha convertido en un icono de las artes de la interpretación literaria. El evento dura unas ocho horas en las que se suceden las actuaciones de 20 poetas, con intermedios musicales intercalados, delante de una audiencia que ronda las 2000 personas.

La ciudad siempre ha estado en la vanguardia literaria. Entre sus iconos literarios del pasado se incluyen el Salterio de Utrecht (830 d.C.), el manuscrito medieval más famoso de los Países Bajos (incluido en la lista de Patrimonios de la Humanidad de la Unesco), y el primer libro impreso en los Países Bajos Septentrionales (1473 d.C.). El clima favorable para la Literatura de la ciudad atrajo a escritores y pensadores como Descartes, Locke y Hegel, y ya en el siglo XVI las mujeres escritoras estaban integradas en los circuitos intelectuales. Es un fenómeno maravilloso que actualmente esta ciudad monumental sea también una de las que cuentan con la población más joven: ¡el 70% de sus 340.000 habitantes no han cumplido los 45 años! La amplia gama de escuelas y universidades asegura un influjo permanente de gente joven. Y eso hace que un espíritu jovial y emprendedor se apodere del centro antiguo de la ciudad. “Utrecht, la ciudad donde aprendes a leer” es el lema de nuestra Ciudad de la Literatura, y tampoco es casualidad que nuestra mascota literaria sea Miffy: de los libros de Miffy, obra del autor y artista de Utrecht mundialmente afamado Dick Bruna, se han vendido 85 millones de copias con las que han aprendido a leer millones de niños.

Con una nueva generación de escritores y poetas, las numerosas librerías y editoriales, los muchos eventos literarios y sus 1300 años de historia literaria, la ciudad es hoy tal como viene siendo desde hace tiempo un paraíso de la literatura holandesa. Como Ciudad de la Literatura de la UNESCO, Utrecht aspira a convertirse en un “concentrador” literario internacional: un lugar en el que uno puede aprender a leer, conocer escritores y descubrir nuevos libros de todos los rincones del planeta.